Muchos de los usuarios del Volkswagen Golf de hoy en día tienen historias que contar de Golf anteriores, para la mayoría este no es el primero en el que se montan, ya sea porque sus padres tuvieron uno durante su infancia o juventud, ya fuera porque su tío los llevaba de excursión en otro o porque ellos mismos se compraron uno cuando se sacaron el carné de conducir (las historias de ese Golf de segunda mano que compraste como primer coche darían para un libro). El resultado es que la mayoría de los que han tenido o disfrutado un Golf repite y eso es así porque es un coche espectacular que aguanta como el primer día. Por eso es muy común ver el Volkswagen Golf MKI todavía por nuestras carreteras (tanto la versión GTI como el resto) y no desentonan nada.

Volkswagen ocasiónCuando en 1974 nació el Volkswagen Golf lo hizo con uno de los mayores hándicaps que puede tener un coche, la de hacerlo para sustituir un icono de la automoción. Eso fue exactamente lo que le pasó al Golf, que fue concebido para jubilar al Beetle, una de las mayores leyendas automovilísticas. Pocos pensaban que un icono estaba sustituyendo a otro y que 40 años después las nuevas versiones de estos clásicos compartirían carreteras y aventuras.

Este primer Golf, el MKI, sin embargo, era radicalmente distinto al coche que tenía que sustituir, tanto en diseño como en motor. De líneas rectas en contraposición con las curvas del Beetle y con un motor de 4 cilindros, refrigerado por agua y colocado en la delantera. En lo que sí que resultó ser muy parecido fue en el éxito comercial. Durante los diez años que duró hasta que salió su nueva versión se vendieron más de 6 millones de unidades de las que casi medio millón correspondían a su hermano deportivo, el GTI. Sin duda una historia de éxitos y leyendas.

Si te gusta, ¡comparte!