Durante siete generaciones el Golf ha conseguido vender más de 35 millones de vehículos. Toda la industria del automóvil espera que el vehículo sea una referencia. En lo referente a la tecnología el vehículo da el mayor salto hacia delante desde su estreno.

El nuevo Golf permite al conductor operar el vehículo de forma intuitiva. Prácticamente todas las pantallas y controles son digitales. Un head-up display proyectado en el parabrisas está disponible como equipamiento opcional para ampliar el abanico de información disponible. Con el nuevo Golf, Volkswagen ha iniciado una ofensiva híbrida. Su estreno también es una celebración de la tecnología 48V: un sistema de batería de iones de litio de 48V y la última generación de los eficientes motores TSI dan forma a un nuevo motor mild hybrid.

Las opciones de propulsión para el nuevo Golf con las que Volkswagen ofrecerá la octava generación cuentan con tres niveles de potencia: 81 kW (110 CV), 96 kW (130 CV) y 110 kW (150 CV). Además también contará con dos variables híbridas enchufables una de ellas ofrecerá 150kW (204 CV), y la versión deportiva GTE entregará 180 kW (245 CV).

Los sistemas del nuevo Golf no solo han sido interconectados, sino que, gracias a la unidad de conectividad online (OCU) también han sido conectados con el mundo exterior del Golf. El nuevo Golf es también el primer Volkswagen que se conecta de serie con su entorno. Las señales de la infraestructura de tráfico y la información de otros vehículos a distancias de hasta 800 metros se notifican al conductor a través de una pantalla. La inteligencia de enjambre se está convirtiendo en una prioridad, lo que supone una nueva era para la seguridad vial.

Si te gusta, ¡comparte!