El director de Operaciones, Ralf Brandstätter: “Aceleraremos de forma significativa el ritmo de nuestra transformación, para que nuestra compañía esté lista para la era eléctrica y digital”.

Volkswagen potenciará el ritmo de su transformación tras un sólido ejercicio 2018. Este año, la marca está dando importantes pasos para mejorar su competitividad de forma sostenida. Esto incluye el inicio de la ofensiva eléctrica, medidas para la eficiencia en la producción y mejoras adicionales en la productividad y los márgenes. Al mismo tiempo, la marca pondrá en marcha un programa de rentabilidad que tiene por objetivo realizar una contribución sostenida de 5.900 millones de euros a partir de 2023. Algunas de las medidas incluyen reducir la complejidad y optimizar los costes materiales. El programa empezará a dar resultados en el período comprendido entre 2019 y 2022. Además, las eficiencias en administración se aprovecharán con un mayor enfoque hacia la digitalización de procesos.

Año clave 2019: un enfoque hacia las temáticas de futuro

Este año será clave para la transformación de la marca. Las inversiones en asuntos de futuro que suman un total de 19.000 millones de euros, se acelerarán hasta el 2023. Lo que supondrá 8.000 millones más de los previstos entre 2019 y 2023.

La marca está realizando amplios progresos en su segunda transformación hacia el desarrollo en movilidad eléctrica. En los diez próximos años, la marca estima fabricar más de 10 millones de coches eléctricos basados en la plataforma MEB. El primero será el ID.¹, que se presentará en el Salón Internacional del Automóvil de Frankfurt. Los clientes podrán solicitar anticipadamente la edición de lanzamiento del ID. a partir del 8 de mayo. “Dado el interés suscitado por la familia ID. entre nuestros concesionarios, creo que es posible que la edición de lanzamiento se agote antes de la presentación del ID. en septiembre”, dijo el responsable de Ventas del Comité Ejecutivo, Jürgen Stackmann.

Previsión para 2019: se apunta a un crecimiento rentable

La marca prevé alcanzar un margen operativo de entre el 4 y el 5% en el actual ejercicio. A pesar de las perspectivas económicas moderadas en mercados clave, prevén un incremento de la facturación de hasta un 5%. Está previsto que las ventas de la marca se mantengan a un nivel próximo al del año pasado, con un crecimiento cada vez más positivo a medida que avance el año.